En este vídeo, el florista Fernando Espadas desde su floristería en Alcorcón, nos enseña cómo realizar un elaborado centro de flores, una composición de arte floral romántica.

Transcripción del vídeo:

La composición que vamos a realizar es una reposición en base romántica ideal para una cena de dos personas romántica. Puesto ya lleva vela que va a crear un cierto ambiente de romanticismo, pero también con los materiales para utilizar: verdes, frutos para sensación de romanticismo.

El primer paso es una buena elección de la base. En este caso vamos a utilizar una base de mimbre. Va a ser un trabajo más o menos rústico, puesto que posteriormente vamos a utilizar también ramas descargadas de trepadoras. Entonces tenemos que elegir una base idónea, por ejemplo para este tipo de trabajo, una base muy elegante no quedaría bien. Vamos a colgar la esponja de flor fresca. Lo ideal es tener la enagua aproximadamente unos diez minutos, de forma horizontal y que nos la presionemos por abajo porque si no no toma bien el agua. Cortamos un poco a la altura del recipiente. Y lo suyo es que la esponja quede bastante estable para que luego el trabajo no se nos mueva. A varios lados dejamos un hueco que será don de luego la composición vaya tomando agua, que aproximadamente cada tres días tenemos que ir rellenando.

Una vez colocamos la esponja, vamos a colocar una base de ramas secas, en este caso es de ampelopsis, pero puede ser cualquier tipo de rama que nos encontremos por el campo. El carácter del trabajo va a ser rústico romántico. Romántico un poco por la calidez de la vela y por los tonos y rústico por muchos de los elementos que vamos a utilizar. Esto ligeramente iría con hojas, lo descargamos bien de hojas.

Una vez que está colocado, con alambres en forma de horquilla fijamos en algunos puntos de la esponja. En la parte central vamos a colocar el cristal, simulando tipo lámpara. Y dentro vamos a dejar una vela que va a ir sujeta por dos pinchos a lo que es la esponja.

Primero tapamos la esponja por algunos lados para que no se vea. Siempre que hagamos una composición en base es fundamental utilizar navaja y realizar el corte a bisel para que sea mucho más fácil introducir la flor en la esponja y por otro lado, para que los vasos conductores del agua no se cierren.

Va a ser un trabajo que vamos a denominar trabajo a grupos puesto que la flor va a ir a grupo, va a ir agrupada. No va a ir una dispuesta sobre otra, si no que va a ir todos en pequeños grupos de flor. Va a quedar mucho más interesante.

Vamos a colocar el papabel, vamos a tener especial interés en la flor que vamos a utilizar que no esté toda a la misma altura, si no que tenga flor más baja y flor más alta para crear más interés para que no se vea toda la flor en el primer impacto de vista. Los grupos tenemos en cuenta de que sean de diferente volumen, grupo más grandes y grupo más pequeños. La esponja lleva aproximadamente en el mercado más o menos unos 20 años. Anteriormente es un ciclo en el cual la flor la pinchaban, la rellenaban de hojas o ramas. Ahora estamos colocando esta flor rosa, un poco para relacionar el color, para que no quede tan aislado lo que son las ramas. Vemos que péndula, porque tiene caída.

Hasta ahora, todas las flores que hemos ido colocando en grupos, han ido a confluir todas en el centro. Ahora vamos a colocar la flor anturio mini, que un poco por la forma tan fácil que tiene de doblar su tallo, vamos a utilizar, incluso también dando belleza al tallo. Que quede transparente sobre el resto de las flores y que al mismo tiempo acompañe la forma de la corona. Pinchamos el anturio en la esponja y luego la guiamos con mucho cuidado. Y la misma estructura ya nos soporta, nos deja, nos permite que el anturio se quede ahí en esa zona.

Hemos colocado las gerberas y ahora vamos a colocar alguna rosa. Como he dicho anteriormente, es fundamental que no todas las flores estén colocadas a la misma altura. Si no que algunas estén metidas más dentro y otras en la parte superior para crear saltos.  Estos saltos que damos que no sean muy estridentes, siempre tenemos que guardar lo que es la forma. El efecto que nos hace meter flor en la parte de abajo es un poco crear profundidad y crear un mayor interés en la composición.

Una vez hayamos terminado la composición procedemos a poner algún material que nos de transparencia, envolvente.

Hemos echado un poco de agua para refrescar las floras, para crear un aspecto de mucho más saludable el trabajo.

Vamos a encender la vela para crear un ambiente de romanticismo, de calidez. Como he dicho anteriormente este trabajo se caracteriza por ser un trabajo rústico romántico, ideal para una noche de cena en pareja en un jardín.

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=9rv3r54ZvZs

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies